El beso de Judas / Gottfried Helnwein

jueves, 30 de junio de 2011

Necio. Sin despedidas. Incapaz de transitar con éxito las horas profanas, muto de nuevo en mi propio contrabando de celestiales neurosis y calambres, llevando ese lastre hacia fondeaderos recóndtos. Me aligero y parto, sin más, hilando estelas mohínas de recontrasurcadas malas costumbres. Viejos embustes de lugares que ya no importan.

5 comentarios:

  1. girando hondo leo, te leo y recontrasurco (es mi mala costumbre), feliz de oler esta perra, dulce...

    gracias leicht por tus malas costumbres.

    ResponderEliminar
  2. La dulce es perra. El necio neurótico. Los vacíos sin fin. ¡Esto promete, FL!

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso! Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. Sweet bitch! It's a wonderful begining of the blog! Me gusta Escribís bien Leicht!

    ResponderEliminar
  5. Una "pálida" total, tengo unas cuantas de esas escritas, me gusta el estilo. Parece que en algunos casos, las mejores letras se juntan en los peores momentos, o será que uno tiene cierta capacidad innata para contar sobre nubes que presagian tormentas?, o mejor aún desde el ojo del huracán. Me gusta

    ResponderEliminar